De furgoneta a mochila: reflexiones de las dos primeras semanas de mochileros

ATERRIZANDO EN LA RIVIERA MAYA

Sábado por la mañana, hacemos rápido la mochila y nos vamos para Madrid. Mañana sale nuestro avión hacia México. Aún no nos creemos que ya estemos empezando el viaje, seguimos acelerados con el frenetismo de las últimas semanas. Al día siguiente embarcamos y horas más tarde
estamos en el otro lado del océano. Como no conseguimos voluntariado para comenzar inmediatamente allí, aprovechamos un descuento que teníamos de
airbnb y nos fuimos a una casita en Playa del Carmen unos días a seguir buscando voluntariados y recuperarnos del jet lag.

No mires afuera y sigue buscando
No mires afuera y sigue buscando

Pero seguimos sin sentirnos de viaje. La Riviera Maya es un lugar donde te venden destinos maravillosos pero a precios elevadísimos y nos
tenemos que aguantar las ganas de ver tiburón ballena o adentrarnos en ríos subterráneos. Así que seguimos buscando nuestro siguiente destino y solucionando nuestra
primera (y ya esperada) novatada mochilera: la mochila pesa muuuucho!
Y eso que llevamos pocas cosas… Terminamos enviando 6 kg de ropa de invierno, medicinas y alguna cosa más a casa
de unos amigos que veremos en agosto.

Camino al aeropuerto de Madrid empezaba nuestro viaje... No se si la mochila es grande o más bien yo soy muy pequeña
Camino al aeropuerto de Madrid empezaba nuestro viaje… No se si la mochila es grande o más bien yo soy muy pequeña
6 kg de mochila de los que nos deshacemos temporalmente. Nadie necesita una chaqueta en Cancún!
6 kg de mochila de los que nos deshacemos temporalmente. Nadie necesita una chaqueta en Cancún!

Tras dos días de búsqueda y justo a punto de recurrir a un siguiente airbnb, ya que ni voluntariados ni couchsurfings nos contestan, aparece
el hermano de un amigo a quien contactamos días atrás y nos dice que nos vayamos a Tulum, que allá nos espera un amigo suyo en su casa. Aquí empezamos a entender eso que muchos viajeros dicen de
que durante el viaje cuando necesitas algo, simplemente aparece.

Tulum y sus ruinas mayas nos esperan
Tulum y sus ruinas mayas nos esperan
No podemos evitar deleitarnos con la comida mexicana, mmm!!!
No podemos evitar deleitarnos con la comida mexicana, mmm!!!

Y allá vamos, a casa de Darío y Linda quienes nos prestan una habitación y nos tratan como amigos, a pesar de
no conocernos
. Ahora ya comenzamos a sentirnos de viaje, aunque seguimos desubicados. Nos hablan de varios proyectos ambientales que tienen en marcha, nos enseñan a cocinar comida
mexicana, nos prestan sus bicis (muy útiles para movernos por la zona), nos llevan a la playa, a cenotes y nos hablan de miles de sitios a donde ir y cosas que hacer. Y aquí viene el
segundo batacazo mochilero: no podemos ir a todos los sitios en transporte público y además es caro. Moverse en colectivo (una furgoneta de 12 plazas que
te va recogiendo y bajando en la carretera principal) no es caro, pero no es algo que podamos hacer todos los días con nuestro presupuesto. Comenzamos a echar de
menos nuestra furgo
, y a pensar que con ella llegaríamos a un montón de sitios interesantes. Lo sabemos, es morriña y sólo llevamos unos días.

Darío y Linda nos llevan a nadar en nuestro primer cenote (el Nicte Ha), cumpliendo así un sueño de hace tiempo
Darío y Linda nos llevan a nadar en nuestro primer cenote (el Nicte Ha), cumpliendo así un sueño de hace tiempo
Nadamos con tortugas cumpliendo otro sueño y disfrutando de estos majestuosos animales
Nadamos con tortugas cumpliendo otro sueño y disfrutando de estos majestuosos animales
En bici recorriendo Tulum y sus alredores
En bici recorriendo Tulum y sus alredores

Cuando llega el día de dejar la habitación que nos prestaron, justo resulta que la vecina necesita una mano para hacer unos muebles, y a cambio nos presta una habitación cinco días más. Genial! la solución de nuevo apareció sola.

Hacemos los muebles una habitación reutilizando palets
Hacemos los muebles una habitación reutilizando palets

Apenas han pasado 2 semanas y hemos conocido a gente muy agradable y hospitalaria, hemos visitado varios cenotes, nos hemos bañado en el
Caribe, hemos visto tortugas nadar y desovar, hemos nadado en arrecifes con peces de colores, hemos construido una cama y ayudado a trasplantar unas plantas de huerto urbano, hemos comido
deliciosos platillos mexicanos, pero…

Sabemos que las comparaciones son odiosas, pero nos sigue pesando mucho la idea de movernos en
mochila
y extrañamos a nuestra pequeña furgo. No por el hecho de cargar con nuestras cosas a la espalda, simplemente el tiempo invertido en buscar alojamiento, por el hecho de que el
transporte público no te lleva a todas partes, y si quieres ir tienes que pagar un taxi. Antes cuando llegábamos a un sitio nuevo salíamos a explorarlo rápidamente, ahora nuestra primera preocupación es buscar alojamiento barato y seguro, y sentimos que nos estamos perdiendo mucho del entorno. Además de que ya nos hemos gastado mucho más
de lo que teníamos pensado. Y si nos buscamos una furgo por aquí? Noooo, vamos a resistir esa tentación que está llamando a nuestra puerta y vivir la
experiencia mochilera, que aún tenemos mucho que probar!

Van sólo dos semanas de jet lag furgonetero, en las que aún no podemos concluir nada y todo acaba de empezar. Pero lo que sí es seguro es que hay gente buena y hospitalaria, que ya hemos conocido sin planificarlo. Así que seguiremos una temporadita más con nuestra aventura mochilera
allá donde nos lleve.


Pronto nos vamos hacia DF, si estás por allá y te apetece que nos veamos escríbenos. O si conoces a
alguien que nos pueda ayudar a conseguir un voluntariado ambiental o simplemente unos días de alojamiento te lo agradecemos muchísimo.

SUSCRÍBETE!!!

Si te ha gustado este artículo, suscríbete a nuestro boletín para no perderte nuestras aventuras, cómics y novedades. Prometemos no ser SPAM, sólo recibirás
uno al mes.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Bea Amat Martínez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

otros artículos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configuración de cookies
Privacidad