Anillando aves en los Alpes Italianos

Tuvimos la enorme suerte de conseguir colaborar unos días en la estación ornitológica Antonio Duse, la más antigua de Italia. Allí
no sólo disfrutamos de las aves y la naturaleza en un entorno magnífico, sino que conocimos a muy buena gente.

La estación ornitológica más antigua de Italia

La estación se encuentra en Passo Spino, una zona de collado entre el monte Spino y el monte Pizzocolo, en la provincia de
Brescia. El nombre de la estación hace referencia a su fundador, un médico aficionado a las aves que tenía en Passo Spino su vivienda vacacional. En principio capturaba aves para
comer, pero dada su curiosidad, empezó a observarlas y estudiarlas. Su contacto con ornitólogos de Reino Unido le facilitó el material para anillar y así en 1929 comenzó a colocar anillas
inglesas
a las aves que pasaban por ahí. 

Lo que queda de la casa de vacaciones de Antonio Duse
Lo que queda de la casa de vacaciones de Antonio Duse

En los comienzos de la Segunda Guerra Mundial, Antonio Duse abandonó esta casa y por tanto el estudio de las aves. Y no fue
hasta el año 2000 cuando se retomó el anillamiento en esta estación, enmarcado en un gran proyecto sobre el estudio de la migración de aves a través de los Alpes: el proyecto
Alpi.
Así, desde hace 16 años, entre agosto y noviembre se anillan las aves que atraviesan los Alpes hacia el sur para pasar el invierno. Y en noviembre de 2015 es cuando aparecemos
nosotros.

La estación de anillamiento en Passo Spino, con el Monte Spino al fondo
La estación de anillamiento en Passo Spino, con el Monte Spino al fondo

Éste es un video-reportaje sobre el trabajo que se realiza en Passo Spino

Una jornada en la estación

Llegamos en las dos últimas semanas de la campaña de este año, cuando en principio
ya quedan pocas aves en migración. Pero dado que el clima estos días fue excepcionalmente cálido (y con esto me refiero a 5-13ºC), aún pudimos observar a los últimos individuos migrantes.
Nuestras jornadas consistían en levantarnos a las 5:30 para abrir las redes a las 6:00, justo antes del amanecer. Las redes tenían 3 metros de altura y un total de 300 metros de
longitud. Cada hora hacíamos una revisión de las redes (“il giro”) y anillábamos continuamente hasta las 20:00.

Con 3 metros de altura hace falta un palo para revisar las redes
Con 3 metros de altura hace falta un palo para revisar las redes

El anillamiento consiste en coger las aves que hayan caído en las redes y registrar la especie, su edad y sexo, así como medidas del tarso, el ala, la cola y el pico. Finalmente se les coloca una
pequeña anilla en la pata con un código que se registra en una base de datos con toda la información obtenida de cada individuo. Si estos individuos son recapturados en otras
estaciones (incluyendo las de fuera del país) se consigue obtener información sobre su movimiento, longevidad, etc. A las 17:00 se hacía de noche, así que también cabía la posibilidad de anillar
algún ave nocturna.

Anillar es un trabajo de equipo
Anillar es un trabajo de equipo
Con estos atardeceres da gusto trabajar!
Con estos atardeceres da gusto trabajar!

Durante unos días éramos 7 personas en la estación (4 anilladores y 3 colaboradores) así que nos turnábamos las
tareas de anillar, revisar, abrir y cerrar redes, cocinar y hasta descansar. En Passo Spino conocimos y compartimos muy buenos ratos con Severino (il capo, como le llamábamos
nosotros), Marco, Roberto, Marilena y Paulino. Y como este viaje está lleno de improvisación y nuevos amigos, gracias a Marilena y Paulino diseñamos los siguientes pasos de nuestra ruta, pero eso
ya lo contaremos en el siguiente artículo.

Bea, Pablo, Roberto, Marco, Severino, Marilena y Paulino
Bea, Pablo, Roberto, Marco, Severino, Marilena y Paulino

Los auténticos protagonistas

La estrella de este año ha sido el lúgano o lucherino en italiano (Caeruleus spinosa), ya que ha sido la
especie más abundante cruzando este Passo, cosa que no ocurría otros años.

Pero también anillamos…

Pinzón real (Fringilla montifringilla)
Pinzón real (Fringilla montifringilla)
Pico gordo (Coccothraustes coccothraustes)
Pico gordo (Coccothraustes coccothraustes)


Zorzal real (Turdus pilaris)
Zorzal real (Turdus pilaris)
Zorzal común (Turdus philomelos)
Zorzal común (Turdus philomelos)


Camachuelo común (Pyrrhula pyrrhula) (Macho)
Camachuelo común (Pyrrhula pyrrhula) (Macho)
Camachuelo común (Pyrrhula pyrrhula) (Hembra)
Camachuelo común (Pyrrhula pyrrhula) (Hembra)


Petirrojo (Erithacus rubecula)
Petirrojo (Erithacus rubecula)
Mito (Aegithalos caudatus)
Mito (Aegithalos caudatus)


Agateador norteño (Certhia familiaris)
Agateador norteño (Certhia familiaris)
Colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros)
Colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros)


Mirlo común (Turdus merula)
Mirlo común (Turdus merula)
Carbonero sibilino (Poecile montanus)
Carbonero sibilino (Poecile montanus)


Uno de nuestros favoritos es el reyezuelo o regolo (Regulus regulus). Un pajarito de apenas 5 gramos
que es capaz de viajar miles (y realmente me refiero a miles) de kilómetros. Es amarillo y negro pero los machos tienen una característica franja de plumas naranja intenso sobre la cabeza, que no
dudan en enseñar cuando están enfadados.

Reyezuelo listado (Regulus ignicapilla)
Reyezuelo listado (Regulus ignicapilla)
Reyezuelo sencillo (Regulus regulus)
Reyezuelo sencillo (Regulus regulus)


Y no pueden faltar las de hábitos nocturnos, dos de nuestras favoritas son:

Chocha perdiz (Scolopax rusticola)
Chocha perdiz (Scolopax rusticola)
Lechuza de Tengmalm (Aegolius funereus)
Lechuza de Tengmalm (Aegolius funereus)


Pero… aparte de aves, cómo fue realmente nuestra entrada en Passo Spino?

Aún no he contado la otra parte de esta experiencia… Poniéndonos en situación:
llegamos a Italia, huyendo del frío del norte y directamente a buscar a Severino, un contacto que nos pasaron que supuestamente anillaba en los Alpes. Tuvimos la suerte
de que nos contestara
(cosa que no siempre ocurre cuando buscamos nuevos proyectos donde colaborar) y encima nos aceptara por unos días allí (cosa que aún ocurre menos). Ah! Y de que
hablara bastante español, ya que ninguno de los dos sabemos italiano. Sorprendidos por tan buenas expectativas llegamos a la estación, y continuaron las sorpresas. La estación tenía estufas de
leña, electricidad solar, un sistema para utilizar el agua de lluvia para fregar, la posibilidad de ducharse un par de veces a la semana con agua calentada a motor y hasta tendríamos una
habitación para nosotros! Seguíamos sorprendidos por tener la suerte de contar con estos lujos unos días, después de haber estado por Selva negra y Alpes suizos pasando un poco
de frío.

Gracias Severino!
Gracias Severino!
Cocina-estufa de leña dentro de la estación
Cocina-estufa de leña dentro de la estación

Las sorpresas continuaron desde la primera noche, con vino, risotto de zucca y tarta para cenar. Celebrábamos la jubilación de
Paulino, uno de los colaboradores que también hoy llegaba a la estación. Y desde entonces, entre risotto, pasta, quesos, polenta, buen aceite y vino, durante dos semanas, anillábamos y
comíamos de maravilla
. No es que comiéramos mal en la furgoneta, pero obviamente somos bastante modestos y sin muchos caprichos. Estamos seguros de que hemos engordado estas dos semanas,
pero mmm! qué bien se come en Italia! Por supuesto, hemos aprovechado la oportunidad de poder hacer nosotros también algunos de nuestros platos como el gran clásico que
no falla: la tortilla de patatas. 

Pescado del Lago di Garda a las brasas para cenar
Pescado del Lago di Garda a las brasas para cenar

Desde luego que la mejor manera de aprender un idioma es una inmersión total en él, y así fue. Llegamos sin saber poco más que
pizza, mamma mía y buon giorno, y en una semana ya chapurreábamos frases sueltas. Todo mundo dice que es fácil aprender italiano porque es muy parecido al español, pero… qué pasa
con esas palabritas que en español significan una cosa, y en italiano la misma palabra significa otra cosa completamente distinta? Pronto, guarda, morbido… Vaya lío! Aunque nuestras
palabras favoritas
son cinquecento-cinquanta-cinque (quinientos cincuenta y cinco), codibugnolo (mito), pipistrelli (murciélagos), allontanarsi (alejarse), uf! y muchas más!

Durante la jornada explicábamos en qué consistía el anillamiento de aves a las familias de excursionistas que paseaban por la zona
Durante la jornada explicábamos en qué consistía el anillamiento de aves a las familias de excursionistas que paseaban por la zona

En esta estación no sólo caen aves, un día aparecieron por las redes unas ovejillas perdidas que tuvimos que
acorralar y llamar un pastor para que viniera a llevárselas.

Cuatro ovejitas paseando entre redes
Cuatro ovejitas paseando entre redes

Una noche también cayó un murciélago (pipistrello). Aunque no se anillan, de ellos también se toman algunos
datos como la especie y el sexo.

Murciélago
Murciélago

Y otro día, justo en la montaña de enfrente, una mañana apareció una columna de humo y al rato un helicóptero que estuvo intentando
apagar el fuego. Evidentemente no lo consiguió, pues esa noche, el frente del incendio se había extendido bastante. Impactaba ver las llamas en plena oscuridad de la montaña,
tanto, que preparamos nuestras cosas por si acaso había que salir corriendo… A la mañana siguiente el cielo de la estación tenía todo un espectáculo aéreo entre helicópteros y
aviones
intentando apagar las llamas. Una lástima ver después el paisaje quemado, probablemente por la negligencia de cazadores el día anterior (llegamos a verlos justo en ese punto).
Tanto tiempo que lleva que se desarrolle una zona natural y qué rápido destruirla! Obviamente entre el humo y el ruido, la jornada de anillamiento no fue muy exitosa.

Así vimos amanecer desde la estación, el Refugio de Pirlo-Spino y las llamas avanzando
Así vimos amanecer desde la estación, el Refugio de Pirlo-Spino y las llamas avanzando
Todo el día intentando apagar un incendio que fácilmente podría haberse evitado
Todo el día intentando apagar un incendio que fácilmente podría haberse evitado

Nos vamos más que contentos de estos días en Passo Spino, agradecidos enormemente a Severino y a Alberto quien nos puso en contacto
con él, nos vamos con nuevos amigos, nuevas experiencias, nuevo idioma, y hasta nuevos kilos. Seguimos nuestro rumbo hacia el sur, como esta familia de mitos que anillamos y
liberamos juntos.

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Bea Amat Martínez.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

otros artículos

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configuración de cookies
Privacidad